Texto 01. Pu wekufü (Demonios)

En este texto Luis Kinchafil habla sobre demonios. Por encima de la tierra, en el wenumapu, en el cielo azul, viven los dioses que gobiernan a hombres y naturaleza, que dan la vida y la fecundidad a humanos, animales y plantas, y que controlan las fuerzas de la naturaleza. El dios, el ngüne-che-n ==> [@TV][ngüne=reglar. gobernar. administrar][@N][che=ser humano. persona][CR[@TV]][+PVN@ün4] "el gobernador de los hombres" o ngüne-mapu-n "el gobernador de la tierra", combina dos pares de características opuestas, macho y hembra, y viejo y joven, y se le llama chaw "padre", chaw ngünechen o rey chaw "rey padre"; pero también kushe "anciana (con connotación cariñosa y/o respetuosa)", kushe ngünechen o rey kushe; y también se le llama wentru ngünechen "hombre joven ngünechen" o malen ngünechen "mujer joven ngünechen" (Cooper. The Araucanians. In Handbook of South American Indians Vol. 2, John Steward (ed.). Washington D.C.: Pehuen Editores. 1946: 742). Según Schindler (Bauern und Reiterkrieger. Die Mapuche-indianer im Süden Amerikas. München: Hirmer Verlag. 1990: 63) los jóvenes dios y diosa son llamados pillañ wentru "joven puro" y pillañ malen "joven pura", respectivamente. Por otra parte, Cooper (Cooper ibid.: 747) sustenta que pillañ se asocia a las erupciones volcánicas, a rayos y truenos, al desborde de los ríos y a las grandes marejadas. El término pillan también se usa para designar espíritus de muertos con cierto linaje (Jofre: 10). Los espíritus de jefes, guerreros y machi (curanderas), quienes también residen en el mundo de arriba, y a quienes se recurre por ayuda para los jefes, soldados y machi del mundo de los vivos. Mientras que los habitantes de mundo de arriba, el wenumapu, proveen de bonanza, fecundidad, prosperidad y felicidad, los demonios son responsables por la maldad. Los demonios viven o en la tierra, en bosques o cuevas, y tienen la apariencia física de un humano o de un animal (parcial o completamente). Viven de la sangre y carne humanas y contagian enfermedades, traen mala fortuna o desastres. Las brujas (kalku) o las machi tienen el poder de mandar a los demonios. Las brujas son mujeres que viven solas en los bosques o en cuevas (Jofre ibid.: 12). Las machi, que casi siempre son mujeres, son intermediarias entre el mundo real y el mundo de arriba. Son capaces de leer la voluntad de los dioses, sanan a los enfermos y ejecutan rituales.

La siguiente historia primero fue escrita por Luis Kinchafil, luego la leyó mientras se le grababa. Esto explica la claridad en la articulación del habla reflejada en el texto. El tema del texto, los demonios, no son del gusto del informante. Aunque Luis no cree en demonios, no le gusta hablar de ellos, para no provocar su enojo. En cuanto a demonios, vea también el texto 8.

Notas:

  1. chonchon: de acuerdo con Augusta (Diccionario Araucano-Español Español-Araucano. Santiago de Chile: Imprenta Universitaria. 1916: 26) el choñchoñ es un ave nocturna y grande. En el texto está escrito chonchon: a pesar de que la primera n suena un poco palatalizada bajo la influencia de la ch siguiente, la n final definitivamente no está palatalizada.
  2. witra-n-alwe: en Augusta (1916: 274) se encuentra wichan alwe “almas de muertos las cuales según la creencia antigua de los indígenas están al mando de unos brujos a quienes se compran con el fin de hacer mal al prójimo, pues introduciéndose en el cuerpo de sus víctimas le agujerean el corazón y chupan la sangre”. Según Augusta, el nombre wichanalwe podría provenir de “wichaln . . . aliarse, coligarse con alguno”. Los informantes de estos textos utilizan witra-n-alwe, que probablemente proviene de witra- "levantarse" y contiene el marcador de verbo nominal simple -n +PVN@ün4. Las brujas son capaces de crear un ser sobrenatural a partir de los restos de un muerto.
  3. añchümalleñ: debido a su extensión, añchümalleñ seguramente es un compuesto, podría contener añchü "restos de trigo" (Smeets. A Grammar of Mapuche. Ed. Mouton de Gruyter. 2008: chapter 19). Según Augusta (1916: 10) añchimalleñ es un "sustantivo compuesto" y significa "trasgo, duende pigmeo (que se ve como luz en la pampa), (que hace mil desórdenes traviesos en la casa)", pero no hace mención a los elementos que componen la palabra.
  4. nge-n-nge-y: el nombre nge-n ==> [@TV][nge=tener. haber tenido][+PVN@ün4] generalmente significa "propietario", en este caso debe referirse a lo poseído, ya que los espíritus cabeza voladora están al servicio de las machi.
  5. ka-ruka-tu-mew: el sufijo -tu es improductivo (Smeets 2008: 18.3).
  6. adkintu-yaw-ül-ki-y: El origen del verbo adkintu- no está totalmente claro: ad- es "forma, hábito, caracter circunstancia, dirección, lugar acordado", -kiñ "ver, vista, cómo se ve algo" (-kiñ es un sufijo improductivo (Smeets 2008: 18.3)); -tu- is probablemente el verbalizador del slot 36 (Smeets 2008: 21.3).
  7. tuku-tu-l-uw-küle-ki-y-ng-ün: este verbo muestra un orden de sufijos anómalo. Vea -l 34, -tu 33 (Smeets 2008: 26.34).
  8. ispwela: del castellano "espuela".
  9. pe-nge-l-uw-ki-y-ng-ün: el sufijo -nge- +PASS@nge23, forma parte de la raíz (Smeets 2008: 26.23.1). El marcador reflexivo -(u)w- +REF@uw31 es un sufijo móvil (Smeets 2008: 26.31).
  10. awka-n-tu-fe-nge-y: awka "salvaje"; awka- "volverse salvaje, hacer o ir a la guerra", awka-n "guerra, juego"; awka-n-tu- "jugar, competir en un deporte".

 

Ineke Smeets (eds.: Bossong, G., Comrie, B., Dryer, M.) A Grammar of Mapuche. Part VIII, Texts, Text 1. Demons. Berlin, New York: Mouton de Gruyter, 2008, pp. 372 - 378.